viernes, 10 de enero de 2014

CEREMONIAS, DE EDNODIO QUINTERO


           Caballito salvaje, pero manso, del páramo de Trujillo. Foto cedida por Ednodio Quintero.


Una niñita muere y la entierran junto con sus muñecas para que le hagan compañía. Al cabo de noventa años, su hermano está convencido de que las muertas fueron las muñecas y enterraron también a la hermanita para que les hiciera compañía. Este es, en resumen, uno de los microrrelatos que abre Ceremonias, el segundo volumen que completa la narrativa breve del excelente escritor venezolano Ednodio Quintero. Reúne una selección exhaustiva de sus primeros libros de cuentos. Antes vio la luz Combates, libro que recoge sus cuentos de madurez. La editorial Candaya ha publicado ambos volúmenes, en consonancia con su esmerada labor por dar a conocer el universo ficcional propio y sublime de Ednodio Quintero.

Vuelvo atrás, a las muertitas: la niña y las muñecas. ¿De qué lado está la lógica?, me pregunto. La respuesta surge de los cuentos de Ednodio Quintero, que escritores reconocidos han definido como “narrativa de ecos, reflejos y circularidades múltiples”. Una auténtica poética del vértigo, ingeniosa, impactante y de ironía fina, impregnada de zoología fantástica y otros simbolismos.

Sorprende su ritmo vertiginoso y su sensualidad, la yuxtaposición de lo real, ficcional y onírico, y el rescate de lo esencial. También su inmersión en la naturaliza con cierta fragancia de Rulfo, sus conexiones con la narrativa, entre otros, de Kafka, Cortázar, Borges, Vila-Matas y de escritores japoneses como Kawabata y Kawakami. Con acertados giros inesperados, los desenlaces de los cuentos cuestionan la ilusoria secuencia de los hechos.

Desafiando el sentido común y las narraciones confortables, Ednodio Quintero nos sumerge en otros mundos posibles. Mientras, deja que la conciencia hable. Lo logra a través de los protagonistas de sus cuentos, capaces de contemplarse como sujetos que sueñan y a la vez, con todas las escisiones que se derivan de ello, como objetos soñados. Cuando no, se ven de espaldas a sí mismos, un modo de desposeerse y vaciarse para explorar en su revés y en el reverso del mundo. Lejos, muy lejos del ensordecedor ruido de fondo que todo lo encubre. 

                                                           
Elisa Rodríguez Court



Ednodio Quintero, Ceremonias, Editorial Candaya. Barcelona, 2013.-




No hay comentarios:

Publicar un comentario