jueves, 10 de diciembre de 2020

'LA FIESTA DEL TEDIO': PARA CLARICE LISPECTOR. POR LUCÍA AMBROGIO

       Imagen de Lucía Ambrogio 

Breves apuntes lectores

      “Para Clarice, Clarice Lispector, porque sí.” Es la dedicatoria que la autora canaria Elisa Rodríguez Court elige al abrir puertas a su novela: La fiesta del tedio, editada por el Gobierno de Canarias.

      Entre los epígrafes seleccionados tiende a aquellos que devienen de su lectura en permanente relación metatextual con sus autores más próximos a su intencionalidad. Ellos son: Juan José Saer, Oscar Hann, George von Rezzoni, Enrique Vila-Matas y Clarice Lispector.

     Tal como enuncia Vila-Matas, la narrativa es un proceso que desconoce el punto de llegada.

     En el caso de su autora se comprueba cómo logra desplegar los episodios hábilmente, abarcando situaciones narrativas de la intimidad de una pareja, asediada por problemáticas inherentes a su relación amorosa, la cual deriva en un natural conflicto por un modo de ver la realidad, desde diferentes ópticas.

     El tejido narrativo se complejiza con los imperativos provenientes de criterios “sobre su manera de encarar el tedio…”, y  la falta de “valentía” que se interpone entre “los lazos amorosos” y que parecen “propiciar debido a su naturaleza posesiva, el secreto, los tormentos, el egoísmo y el chantaje emocional…”

     Los lectores vamos apropiándonos de una atmósfera de reflexión, proveniente del mundo de citas de Clarice Lispector, de las que él, su amado, se había adueñado, lanzándoselas como dardos manipuladores y avasallantes.

     Sentimos, a través del relato, cómo va mutando una relación afectiva, entre dudas y cuestionamientos, que nos acercan a temáticas esenciales: a la búsqueda de la felicidad y a sitios donde hemos sido partícipes, en la aventura lectora, provenientes de otras voces a las que acude,  entre las páginas de esta exquisita novela.

     Respecto al epígrafe elegido por la autora, proveniente de Clarice Lispector, a modo de homenaje, con el cual iniciara un diálogo creador con su obra:

“Lo que voy a escribir ya debe estar, sin duda y de algún modo, escrito en mí. Tengo que copiarme, ”

será para los lectores de La Fiesta del tedio parte de un corpus que la atraviesa como un eje, en el deseo de articular y proyectar aquella "alegría difícil; pero alegría al fin”, de La pasión según G.H.           

    

 Lucía M. Ambrogio de Pistachia        Coronda. Santa Fe.             

Argentina

    10  de diciembre de 2020


martes, 8 de diciembre de 2020

'EL SILENCIO', DE DON DELILLO


     Einstein no tenía ninguna premonición de cómo se libraría la Tercera Guerra Mundial, pero sí dejó claro que el siguiente conflicto importante, la Cuarta Guerra Mundial, se libraría con palos y piedras.

             Don DeLillo.-

(en EL SILENCIO. Traducción de Javier Calvo. Editorial Seix Barral.)

'LA HIJA ÚNICA', DE GUADALUPE NETTEL

Existe una palabra para designar a aquel que pierde a su cónyuge, y también una palabra para los hijos que se quedan sin padres. Sin embargo no existe una para los padres que pierden a sus hijos. (...) Es algo tan temido, tan inaceptable, que hemos decidido no nombrarlo.

                Guadalupe Nettel. -

(en LA HIJA ÚNICA. Editorial Anagrama.)

martes, 1 de diciembre de 2020

`LA FIESTA DEL TEDIO´ EN LA FERIA DEL LIBRO DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA


ver Video  

Unos minutos de la presentación de LA FIESTA DEL TEDIO en la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria. Conversación de Pablo Alemán con Elisa Rodríguez Court. 

06.11.2020








lunes, 30 de noviembre de 2020

MANUAL DE CRUCIFICCIONES', DE DANIEL BERNAL SUÁREZ


SOLUCIÓN FINAL

     He aquí la solución que propongo para la sobremasificación de poetas: el canibalismo. Los bardos pueden suscribirse a una lista pública, buscar y seleccionar según sus intereses y apetencia y devorarse en justa lid. Su población mermará exponencialmente, pero no por causa de una competencia darwiniana. No. Terminará desapareciendo esta singular especie por la ingesta de carne en mal estado, infectada.

        Daniel Bernal Suárez. - 

(en MANUAL DE CRUCIFICCIONES. DANIEL BERNAL SUÁREZ. Ediciones Idea.)

jueves, 26 de noviembre de 2020

CONDENADOS A PERMANECER FRENTE AL ABISMO

                       



     Ningún título más sugerente que Ese famoso abismo para referirse al conjunto de conversaciones que mantiene Anna María Iglesia con Enrique Vila-Matas en el libro recién publicado por la editorial Wunderkammer. Y una vez leído, conviene tal vez callarse y proponer a los lectores sumergirse a fondo en su lectura. De alguna manera parece difícil hablar de los diferentes apartados contenidos en el índice -capítulos abiertos que se superponen y se entremezclan en un diálogo tan preciso como inabarcable- que dan vida al libro. 

      A través de comentarios y preguntas que le hace Anna María Iglesia a su interlocutor, con conocimiento profundo de su obra, se van revelando en las páginas el escritor Enrique Vila-Matas en estado puro y la confirmación ante los lectores de su propia sospecha: el esmero en el trabajo como la única convicción moral del escritor. 

    Ese famoso abismo consiste en un sustancioso recorrido por aspectos de su trayectoria creativa, al mismo tiempo que abarca un sinfín de curiosas anécdotas relacionadas con su vida y la literatura. El libro se compone, sobre todo, de  innumerables reflexiones en torno a la creación literaria, a sus lecturas y referentes literarios. Aborda, en definitiva, las ideas que sostiene Vila-Matas sobre la literatura, entre las cuales parece destacar su insistencia en la defensa firme de “una literatura mixta, donde los límites se confundirían y la realidad podría bailar en la frontera con la ficción, y el ritmo borraría esa frontera”. No resulta entonces extraña su apuesta, en el indescifrable futuro, por la cesión del paso de las novelas de formato decimonónico a los ensayos narrativos o a las narraciones ensayísticas, o a una prosa brumosa y compacta que disuelva las fronteras entre los géneros. 

     De esta apuesta, que incluye reflexiones sobre la dicotomía entre el arte en sí y el ingenio narrativo (lo que Vila-Matas llama la vía Finnegans y la vía Simenon) habla también su texto de ficción crítica que lleva el título Chet Baker piensa en su arte, una Delikatesse de libro que acaba de publicar, a la vez que Ese famoso abismo, la editorial Wunderkammer.

    De igual modo que Cézanne pintó más de ochenta representaciones de la montaña de Sainte Victoire, todas ellas desde ángulos diferentes, sostiene igualmente Enrique Vila-Matas la necesidad de la repetición (avanzando hacia adelante, no en forma de mero recuerdo) como un procedimiento para marcar la diferencia. Cada libro suyo parece convertirse en otro libro del mismo libro que es su obra. La misma, pero siempre distinta. Consciente, además, del carácter inabordable de la realidad, realidad “formada por cientos de códigos y de narrativas superpuestas”, y sabiendo que “nada sale de la nada, todo viene de algo dicho antes y que, para más inri, ya desde el primer momento entendimos mal”, dice que “la autenticidad siempre permanece en un estado fetichista, jamás se puede cruzar el espejo a su encuentro. De ahí que todas las novelas sean imperfectas”. 

    La originalidad, añade más adelante, fue una fantasía de Platón. Nos movemos, perdido el origen, entre copias de copias de otras copias. 

Vamos, como decíamos antes: imposible llegar al origen, condenados a estar frente al abismo -le dice Anna María Iglesia.

Y Vila-Matas responde rotundo sin abandonar su característico sentido de humor:

-¿Conoces el lado shakespeariano de don Ramón de Campoamor: “Saber y no saber, todo es lo mismo, porque el fin de la ciencia es el abismo”?

-------------------------

Ese famoso Abismo. Conversaciones con Enrique Vila-Matas. Anna María Iglesia. Editorial Wunderkammer.








Chet Baker piensa en su arte. Enrique Vila-Matas. Editorial Wunderkammer.

 



martes, 17 de noviembre de 2020

martes, 27 de octubre de 2020

ALAN PAULS: LA ESCRITURA COMO DEUDA CON LA LECTURA Y COMO VENGANZA LECTORA


Maravillosa reflexión de Alan Pauls sobre una literatura menos definida por la invención o la representación de "la realidad" que por el uso y la apropiación de materiales existentes (literatura hecha de literaturas).
Los escritores escriben entonces en deuda con la lectura y en venganza como lectores.

(en TRANCE. Alan Pauls. Colección Lector&s, dirigida por Graciela Batticuore. Buenos Aires.)