jueves, 4 de abril de 2013

´CIENTO VOLANDO´, DE BERBEL



Escuchar el trino de un pájaro o contemplar su vuelo puede ser una cosa común y también un milagro. Depende del propio oído y de la propia mirada. No parece pues extraño que los mejores poetas hayan dedicado poemas al menos a un pájaro determinado. ¿Quién no se acuerda, por ejemplo, del albatros de Baudelaire, torpe en tierra y majestuoso en el aire, o del pájaro solitario de Leopardi? En el caso que nos ocupa, la poeta Berbel no se conforma con un solo pájaro. Ha publicado en la editorial Vitruvio un nuevo libro de poemas, el cual se asemeja, tal y como afirma con acierto Alicia Llarena en el prólogo, a "un tratado de ornitología existencial o incluso metafísica".


Son cien poemas de pájaros de toda índole que revolotean libres en las páginas de este libro, cuando no permanecen enjaulados o anillados a modo de denuncia de la maldad humana. Pájaros "siempre trayendo primaveras,// siempre espantando los otoños,// mientras los pajareros ponen trampas y hacen jaulas// de la misma materia de la que nace la frivolidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario