jueves, 21 de marzo de 2013

ME LLAMO COMO TODO EL MUNDO



Si es cierto que el nuevo Papa conoce la obra de Borges, tal vez también sabrá de las palabras de Eric Satie descubiertas en su cuarto al poco tiempo de su muerte. Un Papa tan leído tendrá probablemente conocimiento de que este músico dejó encerrados en cajas de puros más de cuatro mil rectángulos minúsculos de papel escrito. En ellos se muestran descripciones de paisajes imaginarios, greguerías, dibujos, apuntes burlescos, instrumentos musicales inventados e incluso órdenes religiosas inexistentes. En uno de estos papelitos escribió: "Me llamo Eric Satie, como todo el mundo."
De tener conocimiento el Papa de esta frase, ya célebre, habría podido pronunciarla en el momento de comenzar su divino reinado en la tierra. Habríamos leído y escuchado en todos lados: "Me llamo Francisco, como todo el mundo".
No importa que el posible sentido de la frase en el caso de Eric Satie se debiera a su tremendo desprecio por el género humano. No en vano escribió: "Cuanto más conozco a los hombres, más amo a los perros." Las palabras tienen esas cosas. Una frase puede expresar a la vez dos ideas que se contradicen. En el caso del Papa parece plausible pensar que la frase en sus labios habría guardado relación con una muy alta estima por los seres humanos. O al menos es lo que se deduce de la información que recibimos, ¡oh!, de los medios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario