jueves, 21 de mayo de 2020

LA INFELICIDAD CLANDESTINA




Una escena de LEJOS DE VERACRUZ, novela de Enrique Vila-Matas:

A un joven manco, que se siente acabado, lo premian en un supermercado con una cesta de productos alimenticios. Se siente como un enfermo terminal e, invadido por pensamientos de muerte, muestra en el supermercado su boleto. Recibe, entonces, entre sonrisas y  efusivas 
muestras de felicitación, su premio. 
Cuenta a continuación el viaje de vuelta a casa:

«Y luego, el penoso trance del lento regreso, arrastrando con mi única mano, bajo la lluvia, ese carro de la compra tan monumental, repleto de lejía, galletas, zumos, empanadas y botellas, latas de almejas y panecillos, embutidos y no sé cuántas alegrías más. Bajo la lluvia y con la clara impresión de que todo el mundo me envidiaba. Todos preguntándose quién sería ese hombre tan feliz y afortunado, ese hombre de paso lento y perro fiel».


1 comentario:

  1. Todo es misterio y claridad extrema. El "solo sé que no sé nada" [con absoluta certeza] es una hipérbole escéptica platónica. El escéptico es quien no se deja engañar por verdades, pero termina persuadido de las que considera mejores. Todo conocimiento/querer es misterioso. Lo objetivo, el punto de vista de Dios) es inalcanzable para lo subjetivo.

    ResponderEliminar