sábado, 26 de marzo de 2016

RAFAEL NÚÑEZ. IN MEMORIAM.



                                                             OSCURANTISMO

                                                              RAFAEL NÚÑEZ


Hay quien se mueve en los espacios crípticos del aislamiento cicatero, al que pretenden dar trascendencia consustancial con la perpetuación del nombre, la imagen y la inmortalidad. No se dan cuenta que más vale un fotón de luz capaz de devolver mínimos de alegría, de vida, de milagros a quien por más alta instancia cifra en la naturalidad el mayor de los privilegios.

A esos, habitantes a perpetuidad de la mazmorra, copartícipes de la fauna del dragón, habría que someterles a un proceso de reeducación, intenso, despiadado, por medio del cual las terminologías ufanas, pedantes, obsoletas, cagonas, quedarán reducidas al polvo espurio de las mentiras. Se trata de romper definitivamente con las categorías éticas de la cita por la cita, del discurso de la grandilocuencia y le mención reiterada de los tópicos comunes.

Ya es hora de transformar la aldea global en bosque ingente, pletórico no tanto de conceptos como de flores. Una tierra para el encuentro más allá de todo lo tétrico, lo mezquino y lo ridículo. Posiblemente una sonrisa, una canción, una caricia consigan romper el maleficio de todos los crípticos, de todos los dragones, de todos los celosos gorriones de la mazmorra, cuya única luz no sea otra que la preservación de la oscuridad.
Por eso importa tanto la bondad que lleva el espíritu por derroteros de franca alegría. Tal vez, más allá de esa actitud ya no haya camino para la esperanza. De todo lo cual seremos únicos responsables, al margen del humo tóxico que a tantos y tantos envenena.



(Última columna que escribió en el periódico El Día, publicada la mañana de su entierro, el 27.03. 1999)



3 comentarios:

  1. Querida Elisa.Como bien sabes nuestros antepasados creían que, aquellos, hombres o mujeres, que valían de verdad, al morir, iban a los Montes Claros, de donde regresaban convertidos en Machiales para alumbrarnos con su ejemplo y su recuerdo. Yo sé que aquellos a los queremos de verdad son en realidad esos Machiales de los antiguos, de los que seguimos sintiendo su presencia a nuestro lado. Mi primo Rafi es uno de esos, de los Machiales que no perturban nuestra vida con lutos ni congojas porque dejan un rastro de amor luminoso y sereno . Un fuerte beso de Juanita y Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Javier

      Acabo de ver tu mensaje entre los comenatarios. No me llegó notificación alguna a mi correo.
      Bellas palabras rebosantes de cariño las tuyas. Para ti y Juanita también de mi parte un beso enorme.

      Eliminar
  2. Un grande Rafi!!digno representante de una familia de grandes, me ha encantado ésta publicación de su hija que me ha permitido leerlo y recordarlo con enorme placer.

    ResponderEliminar