lunes, 6 de julio de 2020

LA ILUSORIA SOLIDEZ DEL MUNDO


Angustia, lo llamamos ahora (...) a ese momento en que todo cae desde su propia falta de peso, todo se hunde en su falta de contenido, donde descubrimos, padecemos, que la solidez de las cosas no estaba en ellas, estaba en nuestro miedo; su solidez no era más que nuestra ilusión para tener a qué aferrarnos, para sostenernos en lugar de depender, apoyarnos en lugar de recibirnos, sujetarnos en lugar de entregarnos. (...)
Cuando todo se cae queda lo que no se apoyaba en nosotros.

                                Hugo Mujica.- 

(en Una Carta de Hugo von Hofmannsthal, seguida de seis respuestas y un ensayo. Traducción de José Muñoz Millanes. Edit. Pre-Textos, 2008.)

ESTAR SOLO DE SÍ MISMO


Éramos yo y el mar. Y el mar estaba solo y solo yo. Uno de los dos faltaba.

             Antonio Porchia. -


sábado, 13 de junio de 2020

EL TALENTO Y LA VOCACIÓN



Escribir siempre me ha sido difícil, aunque partiese de lo que se llama vocación. La vocación es diferente del talento. Se puede tener vocación y no tener talento, es decir, se puede ser llamado y no saber cómo ir.

                Clarice Lispector. -

(en APRENDIENDO A VIVIR. Traducción de Elena Losada. Editorial Siruela.)


lunes, 8 de junio de 2020

UN FRAGMENTO DE 'LA REVOLUCIÓN DE LAS FLANEUSES', DE ANNA MARÍA IGLESIA.


No se trata «tanto de reivindicar el papel de la flaneuse como paseante, sino como crítica, como ensayista, es decir, como voz pública. (...) Es necesario hablar de la flaneuse en tanto que mujer que interviene en el espacio público, que reclama su sitio, reclama poder hablar y ser escuchada.
(...) Privada de palabra, si bien puede considerarse como la primera  flaneuse, la prostituta escapa de dicha definición en cuanto no construye -no se le permite construir- un relato a partir de la propia voz, a partir de la propia experiencia, a partir de la propia mirada».

                 Anna Maria Iglesia. -

(en LA REVOLUCIÓN DE LAS FLANEUSES. Editorial Wunderkammer.)

lunes, 1 de junio de 2020

DJUNA BARNES Y JAMES JOYCE



James Joyce dio a Djuna Barnes el mismo consejo que a otros escritores en ciernes: (...) «Nunca escribas sobre un tema insólito, haz insólito lo corriente».
------------------------
NANA

(...)
Ahora estoy aquí, mirando una pistola. Y habrá un mañana, y después otro, y otro.

           Djuna Barnes.-
-------------------------- 

(en DJUNA BARNES. Phillip Herring. Editorial Circe. Traducción de Ángela Pérez.)


sábado, 30 de mayo de 2020

EL MITO DE SÍSIFO Y ESA EXTRAÑA NORMALIDAD


No hay que olvidar esa complicidad secreta que a lo trágico une lo lógico y lo cotidiano. Por eso Samsa, el protagonista de La metamorfosis, es un viajante de comercio. Y por eso lo único que le fastidia en la singular aventura que lo convierte en un insecto es que a su jefe le desagradará su ausencia.

Albert Camus.- 

(en EL MITO DE SÍSIFO. Traducción de Esther Benítez Eiroa. Alianza editorial. )


DJUNA BARNES. FRÍO SOBRE FRÍO.




Envolvió el bebé muerto en su chaqueta de lanilla que abrigaba más (...) porque papá y yo (supongo que sobre todo yo) creíamos que tendría frío. Era invierno y la nieve cubría los árboles y los senderos del huerto y los de la funeraria eran tan alegres y despreocupados que sentías todavía más frío y más miedo.

                 Djuna Barnes. -

(en DJUNA BARNES. Phillip Herring. Traducción de Ángela Pérez. Editorial Circe.)


CARTA AL PADRE. FRANZ KAFKA.




         Ilustración de Luis Scafati


También es verdad que prácticamente nunca me has pegado de verdad. Pero tus gritos, tu cara enrojecida, tu costumbre de quitarte a toda prisa los tirantes y dejarlos a mano en el respaldo de la silla, para mí eran casi peores.

               Franz Kafka.-

(en CARTA AL PADRE. Traducción de Andrés Sánchez Pascual. Edit. Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores. )



jueves, 21 de mayo de 2020

LA INFELICIDAD CLANDESTINA




Una escena de LEJOS DE VERACRUZ, novela de Enrique Vila-Matas:

A un joven manco, que se siente acabado, lo premian en un supermercado con una cesta de productos alimenticios. Se siente como un enfermo terminal e, invadido por pensamientos de muerte, muestra en el supermercado su boleto. Recibe, entonces, entre sonrisas y  efusivas 
muestras de felicitación, su premio. 
Cuenta a continuación el viaje de vuelta a casa:

«Y luego, el penoso trance del lento regreso, arrastrando con mi única mano, bajo la lluvia, ese carro de la compra tan monumental, repleto de lejía, galletas, zumos, empanadas y botellas, latas de almejas y panecillos, embutidos y no sé cuántas alegrías más. Bajo la lluvia y con la clara impresión de que todo el mundo me envidiaba. Todos preguntándose quién sería ese hombre tan feliz y afortunado, ese hombre de paso lento y perro fiel».


miércoles, 20 de mayo de 2020

SOBERBIA IMPERSONALIDAD



Vio el Jardín Botánico en torno suyo, con su soberbia impersonalidad. (...) Era tan bonito que ella tuvo miedo del Infierno.

                    Clarice Lispector.-

(En el cuento “Amor". Cuentos reunidos. Editorial Siruela.)